Problemas y Lesiones en las Rodillas

La mayoría de las personas tuvieron un problema menor en la rodilla en algún momento u otro. La mayoría de las veces, los movimientos de nuestro cuerpo no causan problemas, pero no sorprende que los síntomas se desarrollen como consecuencia del desgaste, del uso excesivo o de las lesiones que se producen a diario. La mayoría de las veces, los problemas y las lesiones en las rodillas ocurren al realizar deportes o actividades recreativas, tareas relacionadas con el trabajo o proyectos en el hogar.

La rodilla es la articulación más grande del cuerpo. Los huesos superiores e inferiores de la rodilla están separados por dos discos (meniscos). El hueso de la parte superior de la pierna (fémur) y los huesos de la parte inferior de la pierna (tibia y peroné) están conectados por ligamentos, tendones y músculos. Dentro de la articulación de la rodilla, la superficie de los huesos está cubierta por cartílago articular, que absorbe el impacto y brinda una superficie suave y deslizante para el movimiento articular. Vea una imagen de las estructuras de la rodilla.

Aunque el dolor de rodilla a menudo es causado por una lesión en una o más de estas estructuras, podría tener otra causa. Algunas personas son más propensas que otras a desarrollar problemas en las rodillas. Muchos trabajos, deportes y actividades recreativas; el envejecimiento; o una enfermedad, como la osteoporosis o la artritis, aumentan sus probabilidades de tener problemas en las rodillas.

Lesiones repentinas (agudas)

Las lesiones son la causa más común de los problemas en las rodillas. Las lesiones repentinas (agudas) podrían ser causadas por un golpe directo en la rodilla o por un giro, una flexión de la rodilla o una caída sobre la rodilla que sean anormales. Es posible que el dolor, los moretones o la hinchazón sean graves y se desarrollen en el término de minutos de la lesión. Es posible que se compriman o se dañen nervios o vasos sanguíneos durante la lesión. Es posible que la rodilla o la parte inferior de la pierna se sientan entumecidas, débiles o frías; tengan cosquilleo; o tengan apariencia pálida o azul. Las lesiones agudas incluyen:

  • Esguinces, distensiones u otras lesiones en los ligamentos y en los tendones que conectan y sostienen la rótula.
  • Un desgarro en los amortiguadores de consistencia gomosa de la articulación de la rodilla (menisco).
  • Desgarros de ligamentos. El ligamento lateral interno (MCL, por sus siglas en inglés) es el ligamento de la rodilla que más comúnmente se lesiona.
  • Quebraduras (fracturas) de la rótula, la parte inferior del fémur o la parte superior de la tibia o del peroné. Las fracturas de rodilla son causadas más comúnmente por una fuerza anormal, como caerse sobre la rodilla, un movimiento brusco de giro, una fuerza brusca que flexiona la rodilla o un golpe fuerte de la rodilla contra un objeto.
  • Dislocación de la rótula. Con mucha frecuencia, este tipo de dislocación ocurre en mujeres de 13 a 18 años. Los trozos de hueso o de tejido (cuerpos sueltos) de una fractura o una dislocación podrían quedar atrapados en la articulación e interferir en el movimiento.
  • Dislocación de la articulación de la rodilla. Esta es una lesión poco frecuente para la que se debe ejercer una gran fuerza. Es una lesión grave y requiere atención médica inmediata.

Lesiones por uso excesivo

Las lesiones por uso excesivo se producen por actividades repetitivas o por presión reiterada o prolongada sobre la rodilla. Las actividades como subir escaleras, montar en bicicleta, trotar o saltar ejercen presión en las articulaciones y en otros tejidos, y pueden provocar irritación e inflamación. Las lesiones por uso excesivo incluyen:

  • Inflamación de los pequeños sacos de líquido que amortiguan y lubrican la rodilla (bursitis).
  • Inflamación de los tendones (tendinitis) o pequeños desgarros en los tendones (tendinosis).
  • Engrosamiento o pliegue de los ligamentos de la rodilla (síndrome del pliegue sinovial).
  • Dolor en la parte frontal de la rodilla debido al uso excesivo, una lesión, el exceso de peso o problemas en la rótula (síndrome de dolor rotulofemoral).
  • Irritación e inflamación de la banda de tejido fibroso ubicada en la parte externa del muslo (síndrome de la cintilla iliotibial).

Afecciones que podrían causar problemas en las rodillas

En la rodilla o alrededor de esta, podrían producirse problemas que no tienen relación directa con una lesión ni con el uso excesivo.

  • La osteoartritis (enfermedad articular degenerativa) podría causar dolor articular que empeora por la mañana y mejora durante el día. A menudo, se desarrolla en el sitio de una lesión anterior. Otros tipos de artritis, como la artritis reumatoide, la gota y el lupus también pueden causar dolor, hinchazón y rigidez en la rodilla.
  • La enfermedad de Osgood-Schlatter causa dolor, hinchazón y sensibilidad en la parte frontal de la rodilla, debajo de la rótula. Es especialmente común en niños de 11 a 15 años.
  • Un quiste poplíteo (o de Baker) causa hinchazón en la parte posterior de la rodilla.
  • Las infecciones en la piel (celulitis), las articulaciones (artritis infecciosa), los huesos (osteomielitis) o las bursas (bursitis séptica) pueden causar dolor y disminución del movimiento de las rodillas.
  • A veces, un problema en otra parte del cuerpo, como un nervio comprimido o un problema en la cadera, pueden causar dolor de rodilla.
  • La osteocondritis disecante causa dolor y disminución del movimiento cuando una porción de hueso o de cartílago dentro de la articulación de la rodilla o de ambas pierden el riego sanguíneo y mueren.

Tratamiento

El tratamiento para un problema o una lesión en las rodillas podría incluir medidas de primeros auxilios, reposo, uso de aparatos ortopédicos, fisioterapia, medicamentos y, en algunos casos, cirugía. El tratamiento depende de la ubicación, del tipo y de la gravedad de la lesión así como de su edad, su estado de salud general y su nivel de actividad (por ejemplo, trabajo, deportes o pasatiempos).

Utilice la sección Revise sus síntomas para decidir si debería consultar a un médico y cuándo debería hacerlo.

Diagnostic Support es una empresa italo/mexicana que opera bajo la marca Piedica®  ofreciendo Tratamientos para Dolor de  Pies, Tobillos, Rodilla, Cadera y Espalda en toda la República Mexicana  con la mejor atención personalizada y con la más alta tecnología.
Somos los únicos en el mercado que obtenemos información del comportamiento biomecánico de los pies de altísima precisión y que se transfieren a un sistema CAD-CAM –Diseño y manufactura por computadora, para  elaborar plantillas ortopédicas y poder normalizar el apoyo del pie.

Si tienes dolor de pies, rodilla o  espalada por problemas biomecánicas y necesitas aliviar el dolor en Diagnostic Support tenemos la solución más adecuada para ti.
Dolores por problemas de diabetes, mucho ejercicio, artritis, pie anciano, deformaciones anatómicas, alteraciones posturales nosotros tenemos la solución.

¡Contáctanos! +52(55)55 70 91 19 glorianewell@piedica.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: