Cuidado del pie infantil

Desde que el niño comienza a andar, hay que vestir su pie de manera que lo proteja de las incomodidades y que le permita andar a gusto sin forzarle el gesto.

Durante la etapa infantil, los pies todavía se están formando y por tanto es necesario extremar todas las precauciones en el calzado que va a utilizar, adaptando cada etapa del crecimiento del menor a cada tipo de calzado.

Vestir el pie del menor es una gran responsabilidad puesto que nos encontramos en un momento muy delicado en el crecimiento del infante. Por ello, el calzado debe proteger de las incomodidades, debe además permitirle andar a gusto, sin forzarle el gesto. Por ello, para cada etapa de la infancia los especialistas recomiendan un tipo de calzado adecuado a cada edad y particularidad.

El calzado debe favorecer el desarrollo físico de los niños, prevenir y mejorar la salud de sus pies y satisfacer sus necesidades funcionales y ayudar a fortalecer sus estructuras corporales y musculares. Esto es algo en lo que traumatólogos, pediatras y podólogos coinciden plenamente.

Algunos expertos aconsejan en los primeros días de vida del bebé utilizar un zapato sencillo que no sujete el tobillo, de piel suave, suela flexible y que no impida la movilidad del pie y el tobillo. De hecho, los expertos señalan que el zapato no debe condicionar el crecimiento del pie infantil y debe servirle para sentirse plenamente cómodo. Además, debemos saber que el pie del niño está en continuo crecimiento y, según los expertos en calzado del Instituto de Biomecánica de Valencia (IBV), en España, hay que prevenir esos cambios, dejando un espacio extra en el calzado para que cuando se produzca un crecimiento no haya presiones excesivas sobre el pie que pueda provocar incluso malformaciones tempranas. Por todo ello, haremos caminar al menor para comprobar el índice de comodidad y adaptación del calzado a su pie. De hecho, no hay que dudar en sustituir el calzado infantil si se queda justo.

El zapato infantil debe pesar poco, ser flexible y poroso, para garantizar una correcta transpiración, tampoco debe llevar tacón, para evitar que el pie se deslice y los dedos se desplacen hacia la punta del zapato y además la suela debe ser algo adhesiva para evitar resbalones y caídas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: