Bursitis de Rodilla

Bursitis de rodilla

INFORMACIÓN GENERAL:

¿Qué es la bursitis de rodilla? La bursitis es la hinchazón y el dolor que se presenta en una bursa. Una bursa es una bolsa (saco) que contiene líquido y su función es actuar como colchón o amortiguador de los golpes que puedan presentarse entre un tendón y un hueso. Un tendón es un cordón de tejido muy fuerte cuya función es conectar los músculos con el revestimiento de los huesos. Normalmente, una bursa contiene una pequeña cantidad de líquido. Al ser lastimada, la bursa se inflama (se enrojece y duele) y se llena excesivamente de líquido. Si tiene una bursa inflamada en el área patelar o de la rótula, usted tiene bursitis de rodilla. Usted puede presentar inflamación en la parte delantera o trasera de la rótula. También puede presentarla en los lados internos, donde sus rodillas chocan entre sí.

Picture of a normal knee

¿Cuáles son las causas de su bursitis de rodilla? Su bursitis de rodilla puede ser causada por uno o más de los siguientes factores:

  • Presión constante sobre sus rodillas. Esta presión es frecuentemente causada por arrodillarse durante largos ratos para hacer los oficios del jardín, colocar cerámicas o lozas en el piso, restregar pisos o instalar alfombras.
  • Un golpe fuerte y directo en su rodilla. Esto puede suceder si usted se cae sobre sus rodillas dobladas, como podría suceder al practicar fútbol o lucha libre.
  • Una infección.
  • Problemas de salud como la artritis reumatoide o gota.
  • Uso excesivo (abuso) de sus rodillas. Este uso excesivo es causado al practicar actividades o deportes que usan los mismos movimientos una y otra vez. Correr y saltar, pueden ser ejemplos de estos movimientos repetidos.
  • Algunas veces, las personas ignoran la causa de la bursitis de rodilla.

¿Cuáles son los signos y síntomas de la bursitis de rodilla? Su bursitis puede ser un problema que sólo se presenta una vez. Más comúnmente, es un problema de larga duración que aparece y desaparece con el transcurso del tiempo. Su bursitis puede presentarse súbitamente si es causada por una infección o por un golpe fuerte en su rodilla. Usted puede presentar uno o más de los siguientes signos o síntomas:

  • Movimiento disminuido. Su rodilla puede sentirse rígida o ser incapaz de moverse como usualmente lo hace.
  • Dolor o sensibilidad en su rodilla. Usted puede presentar dolor o sensibilidad al caminar, arrodillarse o cuando sus rodillas chocan entre sí. Su dolor puede ser peor cuando usted hace un ejercicio que tiene movimientos repetidos o al subir escaleras.
  • Enrojecimiento y calor. Si la bursa está infectada, la piel que cubre la rodilla puede presentar enrojecimiento y calor. Es posible que, también, usted presente fiebre.
  • Hinchazón sobre la rótula o dentro del área de su rodilla.

¿Cómo se diagnostica la bursitis de rodilla? Un médico examinará su rodilla y le hará preguntas sobre sus actividades. Si usted sufrió un golpe directo y fuerte en su rodilla o su bursitis empezó súbitamente, es posible que necesite radiografías (rayos X). Las radiografías muestran imágenes de los huesos en el interior de su pierna. Los médicos toman estas radiografías para saber si usted tiene un hueso fracturado o algún otro problema.

¿Cómo se trata la bursitis de rodilla? Su tratamiento dependerá de la causa de su bursitis. Su plan de tratamiento puede incluir un programa de cuatro pasos que son los siguientes:

  • R.I.C.E.: La sigla inglesa R.I.C.E. (rest, ice, compress, elevate) se usa para señalar los 4 pasos (quietud, hielo, compresión, elevar) que conforman el tratamiento que usarán para disminuir la hinchazón y ayudar a que su rodilla se recupere.
    • Quietud (descanso): La parte más importante del tratamiento para su bursitis es tener quieta la rodilla mientras se recupera. La quietud ayuda a disminuir la hinchazón y evita que empeore la bursitis de su rodilla. Cuando disminuya el dolor, comience lentamente sus movimientos normales.
    • Hielo: Use hielo durante 2 a 3 días. El hielo hace que los vasos sanguíneos se constriñan (se estrechen) lo cual ayuda a disminuir la inflamación que se manifiesta con hinchazón, dolor y enrojecimiento. Ponga hielo picado en una bolsa plástica, o use un paquete de maíz o arvejas congeladas, y envuélvalo en una toalla, formando un paquete. Coloque este paquete sobre su rodilla durante 15 a 20 minutos, 3 a 4 veces diarias. No duerma sobre este paquete de hielo porque podría sufrir una quemadura. Su médico también puede decirle que use un pedazo de hielo para masajear su rodilla. Para hacer este masaje, frote suavemente el pedazo de hielo haciendo movimientos circulares sobre el área inflamada.
    • Compresión: Para evitar la hinchazón, los médicos pueden envolver su rodilla con cinta (esparadrapo) o con una venda elástica. Afloje la venda si usted comienza a sentir hormigueo en los dedos de su pie, o si estos dedos comienzan a ponerse azules.
    • Elevar: Acuéstese y levante su rodilla apoyándola sobre almohadas. Levantar su rodilla para que quede más alta que el nivel de su corazón, puede ayudar a que disminuya la hinchazón.
  • Calor: Después de 2 ó 3 días, usted puede usar calor para tratar de disminuir el dolor y la rigidez en la rodilla. Use una bolsa con agua caliente, un cojín eléctrico o una compresa caliente y húmeda. Para hacer una compresa, empape con agua caliente una toallita limpia. Exprima el exceso de agua y coloque la toallita sobre su rodilla durante 15 a 20 minutos, 3 a 4 veces diarias. Su médico puede ordenarle que cambie el tratamiento de su rodilla alternando el frío y el calor. Al hacerse estos tratamientos, siga cuidadosamente las instrucciones de su médico. Repita los tratamientos con frío o calor en la forma que su médico le indique.
  • Medicamentos:
    • Antibióticos: Si es necesario, es posible que le ordenen antibióticos para combatir las infecciones. Úselos en la forma que le indicaron hasta agotarlos, aunque su rodilla haya comenzado a mejorar
    • AINEs: Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs) pueden disminuir la inflamación (hinchazón) y el dolor o la fiebre. Estos medicamentos pueden comprarse con o sin receta médica. En algunas personas, estos medicamentos pueden provocar sangrados estomacales o problemas en los riñones. Antes de usar, lea siempre la etiqueta y siga cuidadosamente las indicaciones que vienen con este medicamento.
    • Esteroides: A usted pueden aplicarle inyecciones de medicamentos conocidos como esteroides para disminuir la inflamación. Los médicos también pueden ordenarle un anestésico local. Este medicamento ayuda a disminuir el dolor producido por la bursitis. Como estas inyecciones disminuyen el dolor y la hinchazón, usted puede sentir que la rodilla ya se encuentra recuperada y que puede volver a ejercitarse intensamente. Es importante no ejercitar su rodilla antes que su médico lo autorice. Su bursitis podría empeorar si usted comienza a ejercitarse antes de tiempo.
  • Fisioterapia: Su médico puede ordenarle que asista a sesiones de fisioterapia. Un fisioterapeuta puede hacerle tratamientos para mejorar sus rodillas. Los ejercicios para fortalecer los músculos y tendones de su rodilla, muslo y pantorrilla, se iniciarán después que la bursitis haya sanado.
    • Los médicos pueden usar ultrasonido para aumentar el flujo de sangre hacia el área lesionada. Esto puede ayudar a que la bursitis mejore con más rapidez.
    • Los médicos pueden hacerle masajes para estirar los tejidos y producir calor en la lesión. Estos masajes, aumentan el flujo de sangre hacia el área lesionada. También pueden ayudar a que la bursitis mejore con más rapidez.
    • Cuando los fisioterapeutas lo autoricen, usted puede ir aumentando gradualmente la cantidad de peso que apoya en su pierna lesionada. A usted pueden ordenarle que suspenda cualquier actividad o ejercicio, si siente algún dolor.
  • Extracción del exceso de líquido de la bursa: Los médicos pueden usar una aguja para drenar líquido de su rodilla. La extracción del exceso de líquido puede ayudar a que su bursitis mejore con más rapidez. El líquido puede ser enviado al laboratorio para que lo examinen y constaten si existe una infección.
  • Cirugía: Usted puede necesitar cirugía para drenar o extraer la bursa. Aunque no es usual, usted puede necesitar cirugía si su bursitis es muy grave y no mejora con otros tratamientos

¿Cómo podría proteger mis rodillas y ayudar a prevenir la bursitis de rodilla?

  • Retire la presión de sus rodillas. Use una almohadilla de espuma blanda o use rodilleras. Use estos aditamentos siempre que tenga que arrodillarse sobre una superficie dura. Esto debe hacerse cuando usted tiene que arrodillarse para hacer los oficios del jardín, o trabajos en el piso, como colocar cerámicas o lozas, restregar, o instalar alfombras. Si usted permanece sentado o arrodillado durante mucho tiempo, levántese y camine cada 20 a 30 minutos para quitarle presión a sus rodillas.
  • Proteja sus rodillas de los golpes y los choques. Use rodilleras, si usted practica deportes que puedan causar golpes en su rodilla. En estos deportes se pueden incluir la lucha libre, el fútbol, el rugby y el básquetbol. Use rodilleras para proteger sus rodillas si usted sufre caídas frecuentes al montar en la tabla para nieve (snowboard).
  • Comience a ejercitarse cuando los médicos lo autoricen. Comience lentamente a hacer ejercicios, como montar en bicicleta, cuando sus médicos lo autoricen. Comience a correr o hacer otros ejercicios fuertes cuando usted no sienta dolor y su médico lo autorice. Al terminar de ejercitarse, coloque en alto sus piernas y póngase paquetes de hielo en sus rodillas.
  • Haga estiramientos antes de ejercitarse. Haga siempre movimientos de calentamiento y estire sus músculos suavemente antes de ejercitarse. Al terminar de ejercitarse, haga ejercicios de enfriamiento. Esto aflojará los músculos y tendones en su muslo y pantorrilla y disminuirá el estrés en sus rodillas.

Fuente: http://www.allinahealth.org/

Piedica® es una empresa italo/mexicana que ofrece Tratamientos para Dolor de Pies, Tobillos, Rodilla, Cadera y Espalda en toda la República Mexicana con la mejor atención personalizada y con la más alta tecnología.

Somos los únicos en el mercado que obtenemos información del comportamiento biomecánico de los pies de altísima precisión y que se transfieren a un sistema CAD-CAM –Diseño y manufactura por computadora, para elaborar plantillas ortopédicas y poder normalizar el apoyo del pie. Si tienes dolor de pies, rodilla o espalada por problemas biomecánicas y necesitas aliviar el dolor en Piedica® tenemos la solución más adecuada para ti.

Dolores por problemas de diabetes, mucho ejercicio, artritis, pie anciano, deformaciones anatómicas, alteraciones posturales nosotros tenemos la solución.¡Contáctanos! +52(55)55 70 91 19 glorianewell@piedica.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: