Dolor de Espalda Baja

El dolor que se siente en la parte baja de la espalda proviene de la columna vertebral, los músculos, los nervios u otras estructuras en esa región de la espalda e igualmente se puede irradiar desde otras áreas como la parte media y superior de la espalda, una hernia inguinal o un problema en los testículos o los ovarios.

La persona puede sentir una variedad de síntomas si se lastima la espalda, tales como una sensación de hormigueo o quemazón, un dolor sordo o un dolor agudo, al igual que se puede experimentar debilidad en las piernas o los pies.

No será necesariamente un evento el que cause realmente el dolor, ya que es posible que la persona haya estado haciendo muchas cosas de manera inadecuada, como pararse, sentarse o levantar algo, durante mucho tiempo. Luego, súbitamente, un movimiento simple, como alcanzar algo en la ducha o agacharse, lleva a la sensación de dolor.

Consideraciones generales

Al igual que cualquier persona, uno tendrá al menos un dolor de espalda en su vida. Aunque tal dolor o molestia se puede presentar en cualquier parte de la espalda, el área afectada más común es la parte baja de la espalda, debido a que esta área soporta la mayor parte del peso corporal.

El dolor de espalda bajo es la segunda razón por la cual los estadounidenses acuden al médico, superado sólo por los resfriados y la gripe. Muchas lesiones relacionadas con la espalda suceden en el trabajo, pero uno puede cambiar esto. Ha y muchas cosas que uno puede hacer para disminuir las posibilidades de desarrollar dolor de espalda.

La mayoría de los problemas de espalda mejoran por sí solos. La clave está en saber cuándo necesita buscar ayuda médica y cuándo los cuidados personales solos le permitirán mejorarse.

El dolor de espalda bajo puede ser agudo (corta duración), durar menos de un mes o ser crónico (durar mucho tiempo y ser continuo) con una duración de más de 3 meses. Aunque sufrir un dolor de espalda agudo más de una vez es común, el dolor continuo durante un período largo no lo es.

Causas comunes

La mayoría de las veces se siente dolor de espalda por primera vez justo después de levantar un objeto pesado, de pararnos de una manera súbita y abrupta, de permanecer sentados en una sola posición durante largo tiempo o de sufrir una lesión (por ejemplo, por una caída o por un accidente). Pero antes de que se presente ese incidente, las estructuras de nuestra espalda ya pueden estar perdiendo fortaleza o integridad.

La estructura específica de nuestra espalda causante de dicho dolor casi nunca se identifica. Ya sea que se identifique o no, existen diversas fuentes responsables del dolor en la parte inferior de la espalda:

  • Pequeñas fracturas en la columna vertebral a causa de la osteoporosis
  • Dolor muscular (músculos muy tensos que permanecen contraídos)
  • Ruptura o herniación discal
  • Degeneración de los discos
  • Mala alineación de las vértebras
  • Estenosis espinal (estrechamiento del canal vertebral)
  • Distensión muscular o desgarro de los músculos o ligamentos que sostienen la espalda
  • Curvaturas de la columna (como en el caso de la escoliosis o la cifosis) que pueden ser heredadas y que se observan en los niños y en los adolescentes
  • Otras condiciones médicas como la fibromialgia.

Cualquiera sea la causa del dolor de espalda bajo, éste usualmente involucra espasmos de los grandes músculos de soporte que se encuentran a lo largo de la columna. El espasmo y la rigidez muscular que acompañan el dolor de espalda pueden ser particularmente incómodos.

Una persona está en un riesgo particular de sufrir dolor espalda bajo si:

  • Trabaja en construcción o en otro tipo de oficio que exija levantar objetos pesados y agacharse o girar frecuentemente, o en el que todo el cuerpo esta sujeto a la vibración (como conducir un camión o manejar una chorreadora de arena)
  • Adopta malas posturas
  • Está en embarazo
  • Tiene más de 30 años de edad
  • Fuma, no hace ejercicio o tiene sobrepeso
  • Sufre de artritis o de osteoporosis
  • Tiene bajo umbral de dolor
  • Siente estrés o depresión

 

 

El dolor de espalda desde órganos en la pelvis o en otro lugar abarca:

  • Infección de la vejiga
  • Cálculos renales
  • Endometriosis
  • Cáncer ovárico
  • Quistes ováricos
  • Torsión testicular (testículo retorcido)

Cuidados en el hogar

Muchas personas se sienten mejor después de una semana de haberse presentado el dolor de espalda y es probable que después de otras 4 a 6 semanas el dolor haya desaparecido completamente. Para asegurar un rápido alivio, es importante tomar las medidas adecuadas cuando el dolor se siente por primera vez.

Una de las creencias erróneas comunes acerca del dolor de espalda es que es necesario descansar y evitar la actividad durante un largo tiempo. De hecho, el descanso en cama NO es recomendable. Si aún no tiene indicios de una causa seria subyacente para el dolor de espalda (como pérdida de control de la vejiga o de los intestinos, debilidad, pérdida de peso o fiebre), entonces es necesario mantenerse tan activo como sea posible. Se recomienda reducir la actividad física durante los dos primeros días y después de esto reiniciar gradualmente las actividades de rutina. A continuación, se enuncian algunos consejos sobre cómo manejar el dolor y la actividad de manera oportuna:

  • Suspender la actividad física normal durante los primeros días. Esto ayuda a calmar los síntomas y a reducir cualquier tipo de inflamación que se presente en el área del dolor.
  • Aplicar calor o frío en el área afectada por el dolor. Un buen método es aplicar el hielo durante las primeras 48 a 72 horas y luego aplicar el calor.
  • Tomar analgésicos de venta libre como el ibuprofeno (Advil, Motrin IB) o acetaminofén (Tylenol). Si no se puede tomar ninguno de estos analgésicos por razones médicas, como en el caso de una úlcera estomacal, inflamación estomacal o trastornos hepáticos, entonces se debe consultar con el médico sobre otras medidas para aliviar el dolor.

Al momento de dormir, es recomendable tratar de acostarse en posición fetal encogido y con una almohada entre las piernas. Si se duerme de espalda, se aconseja colocar una almohada o una toalla enrollada bajo las rodillas para aliviar la presión.

NO se deben realizar actividades que impliquen levantar objetos pesados ni voltear la espalda durante las 6 primeras semanas después de haberse presentado el dolor y es necesario EVITAR el ejercicio los días inmediatamente posteriores al inicio del dolor. Después de 2 a 3 semanas, sin embargo, se debe reanudar el ejercicio gradualmente (particularmente con la asesoría de un fisioterapeuta). Es necesario recordar que la actividad física diaria se debe reanudar después de unos pocos días.

Cuando se esté listo para reanudar el ejercicio, se debe iniciar con entrenamiento cardiovascular suave. Caminar, montar en bicicleta estática y nadar son buenos ejemplos de la manera como se debe iniciar después de 2 semanas de haberse presentado los síntomas. Esta actividad aeróbica puede ayudar a que el flujo sanguíneo llegue a la espalda, a promover la curación y a fortalecer los músculos del estómago y de la espalda.

Los ejercicios de estiramiento y de fortalecimiento son importantes a largo plazo. Sin embargo, empezarlos demasiado pronto después de la lesión puede hacer que el dolor empeore. Un fisioterapeuta pueden ayudar a determinar el momento de incorporar este tipo de ejercicios y la manera correcta de hacerlo.

Se deben EVITAR los siguientes ejercicios durante la etapa inicial de la recuperación, a menos que el médico o el fisioterapeuta indiquen lo contrario:

  • Trotar
  • Jugar fútbol
  • Jugar golf
  • Bailar
  • Levantar pesas
  • Levantar las piernas cuando se está boca abajo
  • Hacer abdominales manteniendo las piernas derechas (en lugar de doblar las rodillas)

Se debe llamar al médico si

Se debe llamar al número local de emergencias (como el 112 en España) si se ha perdido el control de la vejiga y de los intestinos o, de otro modo, ponerse en contacto con el médico si presenta alguno de los siguientes síntomas:

  • Dolor de espalda acompañado de fiebre inexplicable.
  • El dolor de espalda empezó después de una caída o golpe severos.
  • Enrojecimiento e inflamación en la espalda o en la columna.
  • El dolor baja por las piernas hasta la rodilla.
  • Debilidad o entumecimiento de las caderas, muslos, piernas o pelvis.
  • Ardor al orinar o sangre en la orina.
  • Pérdida de peso involuntaria.
  • Uso de esteroides o de medicamentos intravenosos.
  • El dolor empeora al acostarse.
  • El dolor lo despierta en las horas de la noche.
  • El dolor es muy agudo.
  • Nunca antes se ha tenido o se ha evaluado el dolor de espalda.
  • Se ha tenido dolor de espalda en otras ocasiones pero este episodio tiene características diferentes.
  • Este episodio de dolor de espalda ha durado más de 4 semanas.

Si se presenta alguno de los síntomas anteriormente mencionados, el médico buscará cuidadosamente cualquier signo de infección (como meningitis, absceso, o infecciones del tracto urinario), ruptura de disco, estenosis de la columna, hernia, cáncer, cálculos renales, torsión testicular u otro tipo de problemas serios.

Fuente:http://www.clinicadam.com

Somos los únicos en el mercado que obtenemos información del comportamiento biomecánico de los pies de altísima precisión y que se transfieren a un sistema CAD-CAM –Diseño y manufactura por computadora, para elaborar plantillas ortopédicas y poder normalizar el apoyo del pie. Si tienes dolor de pies, rodilla o espalada por problemas biomecánicas y necesitas aliviar el dolor en Piedica® tenemos la solución más adecuada para ti.

Dolores por problemas de diabetes, mucho ejercicio, artritis, pie anciano, deformaciones anatómicas, alteraciones posturales nosotros tenemos la solución.¡Contáctanos! +52(55)55 70 91 19 glorianewell@piedica.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: