Corregir Postura – Higiene Postural

La postura no es otra cosa que el reflejo de cómo vivimos la vida. En nuestra postura está escrita con una cruda precisión nuestra mentalidad, nuestras fortalezas y debilidades. Y ojo que no sólo nos referimos a lo físico, también se encuentran comprometidos las emociones, sentimientos, pensamientos (mente) y el espíritu.

El ejemplo más común suele ser el de una persona que se siente apocada y que percibe que las circunstancias de la vida la obligan a bajar la cabeza. Es previsible que luego de algunos años termine desarrollando como mínimo una postura encorvada sino es algo más serio. Tampoco resulta sorprendente encontrar personas que tienen los hombros tensos e incluso elevados hacia las orejas y descubrir que cargan muchas responsabilidades en su vida.

Esto significa que para corregir la mala postura no sólo debe cambiar la forma como coloca su cuerpo, sino también buscar asesoría para ajustar aquello interno que está reforzando ese vicio postural.

La mala postura produce un mayor gasto de energía del cuerpo, ya sea en actividad o en estado de reposo, provocando cansancio o – en casos más serios – dolor. La mala postura puede ser causada por problemas congénitos, genéticos, infecciones, posturales o idiopáticos (desconocidos), enfermedades degenerativas o malos hábitos.

Pero primero vamos por lo más sencillo. Enfoquemos en lo que podemos ver: nuestro cuerpo.

Cómo es una buena postura?

La buena postura implica que cuando está de pie, caminando, sentado y acostado se encuentra en posiciones en las que el cuerpo hace el menor esfuerzo en el apoyo a los músculos y ligamentos. Con una buena postura, el equilibrio se mantiene admirablemente, los huesos son estables y los ligamentos y articulaciones funcionan bien, sin dolor. El sistema nervioso y el sistema circulatorio también están bien regulados.

Al estar de pie, una buena postura incluye una línea recta desde las orejas, hombros, caderas, rodillas y tobillos. Para probar su postura de pie, puede realizar la prueba de la pared. Párese con la cabeza, hombros y las nalgas tocando una pared, y los talones cerca de cuatro pulgadas de distancia de la pared. Pegue su mano entre la zona lumbar y la pared, con la palma plana contra la pared. Si no excede el espesor de la mano en el espacio entre la espalda y la pared, entonces tiene una buena postura.

Cuando está sentado, una buena postura incluye los pies apoyados en el suelo, el nivel de las rodillas con las caderas, la espalda firmemente contra la silla y su peso distribuido en ambas caderas. Los hombros deben estar relajados con la espalda superior y el cuello cómodamente rectos.

Con esto en mente ahora busquemos evitar las posiciones incorrectas.

Ciertas posturas del cuerpo, contribuyen a la tensión muscular innecesaria e impiden una circulación adecuada de la energía del organismo.

Cuando los defectos de postura no son muy graves, pueden corregirse sin necesidad de una gimnasia correctora específica, tan solo siguiendo algunos consejos:

* Si permanece mucho tiempo de pie utilice una mesa de trabajo lo suficientemente alta como para que le sea necesario curvar la espalda. No use zapatos de taco alto pues cambian las líneas naturales de la columna. (Está demostrado científicamente que generan artrosis en las rodillas).

* Para quieres pasan mucho tiempo sentados es recomendable utilizar una silla ergonómica que le permita mantener la espalda recta y apoyada para distribuir mejor el peso sobre sus rodillas (que deben encontrarse en ángulo recto).

* Tampoco se hunda en sillones o sofás. La musculatura abdominal se relaja y las curvas cervicales y lumbares de la columna vertebral de alteran.

* Evitar permanecer mucho tiempo en la misma postura es una sabia costumbre. Moverse estimula la circulación y evita que los músculos se contraigan.

* Quienes caminen mucho deben evitar ir encorvados. No usar calzado con tacos altos o suelas muy planas. Lo ideal es un tacón entre 2 y 4 centímetros para respetar las curvas naturales de la columna vertebral.

* A la hora de dormir la mejor posición es boca arriba, sobre la espalda, con un almohadón del espesor adecuado para aguantar la zona cervical y mantenerla bien alienada con el resto del cuerpo. No se acueste boja abajo ni de lado o alterará la alineación natural de la columna. El colchón no debe ser ni demasiado blando ni demasiado duro.

* Si va a cargar peso, asegúrese de distribuirlo equitativamente o cambie permanentemente de lado, si acostumbra llevar el peso del mismo lado siempre, acabará adquiriendo vicios posturales.

Ahora veamos las cosas que puede empezar a hacer para corregir su postura.

  • Camine todos los días y asegúrese de calentar y estirarse. Si no hace ejercicios su musculatura se debilitará y con ello perderá fuerza para sostenerse correctamente.
  • Practique ejercicios de bajo impacto como el yoga o el Pilates.
  • Intente que su cabeza esté al mismo nivel de los hombros, nunca más adelante. Imagine que su coronilla intenta llegar al cielo o que está creciendo permanentemente.
  • Controle su peso. El sobrepeso cambia su centro de gravedad interno y lo lleva hacia adelante, además de recargar e incrementar la posibilidad de desgaste de las diferentes articulaciones de su cuerpo.
  • Cuide sus pies, asegúrese de que su pisada es la apropiada y si le han prescrito plantillas ortopédicas úselas. La buena postura empieza desde los pies.

Finalmente tres sugerencias. Nunca está demás hacerse por lo menos una vez durante la vida adulta, un chequeo postural para saber si está desarrollando vicios posturales y tomar las medidas correctivas del caso, no espere a que aparezca el dolor para ver al médico. Después de todo, quien mejor que el especialista médico para indicarle que ejercicios debe realizar. Invierta en su salud y su cuerpo.

Si desea cambiar de forma permanente la manera en la que se “para” frente a la vida hágase un examen interno, mire con sinceridad su mundo interior y genere lo ajustes en su yo interno para que su yo espiritual esté en armonía con su ser físico. Y de ser el caso busque asesoría del especialista adecuado para usted ya sea en la medicina formal o en las terapias complementarias.

Y si usted tiene buena postura también haga los ejercicios ya mencionado pues le ayudara a mantener una buena higiene postural.

Fuente: http://www.portalesmedicos.com

Por. Onofrietti P.

Piedica®  es una empresa italo/mexicana que ofrece  Tratamientos para Dolor de  Pies, Tobillos, Rodilla, Cadera y Espalda en toda la República Mexicana  con la mejor atención personalizada y con la más alta tecnología.

Somos los únicos en el mercado que obtenemos información del comportamiento biomecánico de los pies de altísima precisión y que se transfieren a un sistema CAD-CAM –Diseño y manufactura por computadora, para  elaborar plantillas ortopédicas y poder normalizar el apoyo del pie. Si tienes dolor de pies, rodilla o  espalada por problemas biomecánicas y necesitas aliviar el dolor en  Piedica® tenemos la solución más adecuada para ti.

Dolores por problemas de diabetes, mucho ejercicio, artritis, pie anciano, deformaciones anatómicas, alteraciones posturales nosotros tenemos la solución.¡Contáctanos! +52(55)55 70 91 19 glorianewell@piedica.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: