Cuida los Pies de tu Bebé

El pie humano es sumamente complejo: está formado por 26 huesecillos, 19 músculos y un sinfín de pequeñas articulaciones que le dan movilidad, estabilidad y equilibrio. En los primeros años de vida el pie está en continua formación, su textura es blanda y cartilaginosa, lo que facilita su moldeamiento.

Por eso es básico vigilar los hábitos posturales, las pequeñas dolencias y el tipo de calzado, que pueden acabar provocando alteraciones en la marcha y malformaciones, y realizar revisiones periódicas para tratar a tiempo cualquier trastorno que sea detectado.

EN LA CUNA, GIMNASIA DE PIES

Durante los primeros meses, todos los bebés patean con insistencia y juegan con sus pies, incluso chupándolos. Este entrenamiento instintivo les sirve para fortalecer músculos, tejidos y huesos de las piernas y de los pies, de cara a futuros movimientos útiles y voluntarios. En esta etapa es importante:

  • Observar la posición y la forma simétrica de las piernas y los pies del recién nacido (aunque la mayoría de las posiciones incorrectas en esta etapa se deben a la adaptación al espacio del útero en las últimas semanas y se corrigen solas).
  • Dejarle libertad para patalear, sin aprisionarle con ropa o mantas que dificulten su movilidad. Incluso incitarle a hacerlo con un juguete de cuna para patear o patucos musicales.
  • Comprobar que los calcetines, pijamas de pies o zapatos no le van demasiado justos, oprimiéndole los dedos e impidiéndole estirarlos. Conviene que en casa esté descalzo y que sólo le calces al salir, para protegerle del frío y de los golpes.
  • Acariciarle y masajearle los pies (así también estimulas su cerebro, por las terminaciones nerviosas que hay en la planta).
  • Procurar que el sol dé directamente en sus pies (en exposiciones cortas y con crema protectora), no a través de cristales.
  • Practicar el pedaleo y la “gimnasia suave de piernas˝, con el niño tumbado boca arriba, en cada cambio de pañal.
  • Incitarle a reptar desde los tres o cuatro meses, tumbándole un rato cada día boca abajo, sobre una manta en el suelo, y haciendo tope en las plantas de sus pies con tus manos.

DEL GATEO A LOS PRIMEROS PASOS

Posteriormente, hasta dar los primeros pasos, el bebé pasa por diferentes etapas preparatorias: reptado, gateo, búsqueda de apoyo para ponerse en pie… En estos meses procura:

  • Estimular el gateo y gatear con él. Aunque hay otros estilos (arrastrando el culete, encogiendo una pierna…), que son válidos porque le permiten desplazarse, si has acostumbrado a tu hijo a reptar seguramente lo hará de la manera más adecuada, apoyando las dos rodillas y las dos manos (recuerda que también es normal que algunos niños se salten esta fase y echen directamente a andar.)
  • Evitar que sus pies adopten posiciones incorrectas y forzadas cuando está sentado en el suelo.
  • No “enseñarle” a ponerse de pie y a “caminar” cogiéndole en vilo por las axilas, ni usar el tacatá (o, al menos, no abusar) porque le fuerzas a un ejercicio para el que no está preparado (tampoco impedírselo, si ya puede mantenerse).

DEL PRIMER AÑO A LA EDAD ESCOLAR

Hay que observar el desarrollo y el ritmo de crecimiento de los pies, su forma de pisar al andar y la estructura más o menos armónica de piernas, rodillas, tobillo y pie. Y también si corre, salta, gira, sube, baja, chuta y pedalea con facilidad, como otros niños de su edad. Así podremos detectar y tratar a tiempo posibles alteraciones funcionales de los pies y su futura repercusión en otras partes del cuerpo (rodillas, cadera, columna, etc). En este amplio periodo de la infancia es importante:

  • Procurar que camine a menudo descalzo por la arena o la hierba, lo que ayuda a la formación del arco en las plantas.
  • Darle la oportunidad de jugar haciendo ejercicio (correr en el parque, jugar al balón…) y asegurarnos de que tiene un buen profesor al iniciarse en deportes como el esquí, el patinaje o el tenis, para prevenir malas posturas, sobrecargas y lesiones.
  • Cuidar su alimentación para que no sea deficitaria en calcio y otros minerales (especialmente si toma poca leche).
  • Vigilar su forma de andar y las posturas que adopta al sentarse (vicios posturales o posiciones anómalas repetitivas).
  • Prestar atención a los dolores persistentes en la columna, las rodillas y los pies, llevándole al médico cuando se queje.
  • Observar la alineación de pierna-pie a la altura de los tobillos y las posibles alteraciones en la formación de los puentes.
  • Ponerle un calzado adecuado (ver recuadro) y nunca zapatos “heredados”, que transmiten defectos del anterior usuario.
  • Observar si desgasta más el zapato por alguna zona de la suela o del tacón, un indicio de que pisa torcido.
  • Tratar cuanto antes cualquier afección (herida, papiloma…) que pueda hacer que durante un tiempo apoye mal el pie.

LA HIGIENE DE SUS PIECECITOS

  1. Lávale los pies diariamente durante 5-10 minutos, alternando agua fría con tibia. Utiliza un jabón con pH neutro.
  2. Sécaselos minuciosamente con suaves toquecitos y sin olvidar los espacios entre los deditos.
  3. Hidrátaselos con crema o aceite. Así evitarás que el pie se le reseque provocando grietas y escamas.
  4. Córtale las uñas en línea recta. La lámina de la uña debe sobresalir 1-2 mm por delante del dedo para protegerlo.
  5. Para evitar el exceso de sudoración, ponle calcetines de fibras naturales (algodón, hilo o lana). Nunca le apliques polvos de talco, sólo cortan la sudoración taponando su salida.
  6. Llévale al podólogo una vez al año y siempre que lo necesite.

Con todos estos estímulos, cuidados y precauciones, seguro que tu hijo caminará con paso seguro y firme por la vida.

 

FUENTE: http://www.crecerfeliz.es

 

Piedica® es una empresa italo/mexicana que ofrece Tratamientos para Dolor de Pies, Tobillos, Rodilla, Cadera y Espalda en toda la República Mexicana con la mejor atención personalizada y con la más alta tecnología.

 

 


Somos los únicos en el mercado que obtenemos información del comportamiento biomecánico de los pies de altísima precisión y que se transfieren a un sistema CAD-CAM –Diseño y manufactura por computadora, para elaborar plantillas ortopédicas y poder normalizar el apoyo del pie. Si tienes dolor de pies, rodilla o espalada por problemas biomecánicas y necesitas aliviar el dolor en Piedica® tenemos la solución más adecuada para ti.

 

 

 


Dolores por problemas de diabetes, mucho ejercicio, artritis, pie anciano, deformaciones anatómicas, alteraciones posturales nosotros tenemos la solución.

 

 

¡Contáctanos! +52(55)55 70 91 19 glorianewell@piedica.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: