Callos y callosidades, no son lo mismo ni parecido

Aunque suenen similar, la realidad es que son afecciones del pie completamente diferentes que tienen en común el engrosamiento de la piel. Los callos son pequeñas circunferencias o bolitas que se originan por la presión o fricción con la piel. Como reacción del cuerpo ante el daño, la epidermis empieza a engrosarse; los callos aparecen regularmente en la parte superior del pie, en los dedos o a los costados.

Por su parte, las callosidades son también engrosamiento de la piel que se originan por la falta de uso de plantillas, el uso de zapatos ajustados y una mala pisada. Los pies comienzan a desgastarse de ciertas partes y en defensa, la piel se endurece para evitar el surgimiento de ampollas molestas y dolorosas.

Realmente, los callos y callosidades no son una afección grave, no obstante la salud de los pies incluye prestar completa atención a todo tipo de padecimientos, incluyendo los más superficiales.

Para estos casos, se recomienda evitar zapatos angostos, frotar suavemente con una esponja o piedra pómez y sobre todo, mantener los pies hidratados con cremas para pies. Sólo si se produce una infección en el callo, es necesario acudir al médico; no obstante, esto ocurre muy pocas veces.

#CuidaTusPasos y checa las opciones para mejorar la salud de tus pies. Todos queremos que salgas a presumir tu andar este verano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: