Los famosos ojos de pescado

Resulta común escuchar por la calle, entre familia o amigos la famosa leyenda del ojo de pescado. Un nombre un tanto terrorífico que puede hacer volar la imaginación de muchas personas y sin embargo, el concepto, a veces queda un tanto en el aire.

Existen dos diferentes tipos de ojos de pescado. Algunos son ocasionador por el papilomavirus, el cuál causa verrugas plantares a través de heridas o cortaduras en las plantas de los pies; al caminar descalzo sobre superficies sucias o tener contacto directo con personas infectadas, el virus es trasmitido de forma cutánea.

Otra de las causas por las que se presentan los ojos de pescado, es el uso de calzado inadecuado que este muy ajustado al pie y origine fricciones con la piel. La epidermis, tiene como reacción, engrosar la piel, muy parecido a las callosidades; cuando esta lesión se infecta y algún microbio entra, comienza a presentarse dolor intenso, muy parecido a una aguja debajo de los pies. Las lesiones de ojos de pescado pueden crecer hasta 3 centímetros de diámetro.

Por nada del mundo se debe rascar la herida o intentar solucionarlo de alguna forma que dañe más la piel. El tratamiento requiere de un podólogo y dermatólogo, para a partir de la observación, determinar la gravedad de la afección.

Tratamientos

Existen distintas formas de llevar un tratamiento para los ojos de pescado. Uno de ellos es utilizar pomadas que tengan como principio activo ácido salicílico y láctico, inyecciones que se aplican directamente a las verrugas o lesiones y algunas más específicas.

Electocauterización, que consiste en destruir el tejido a través de exposiciones largas e intensas de calor por medio de un electrobisturí. Este método es muy parecido a la laserterapia, que consiste en proyectar luz a los ojos de pescado hasta que los evapora; una última opción, es la crioterapia, la cuál congela las lesiones mediante nitrógeno.

¡Evítalos!

Previene esta lesión en tus pies, cambiando diariamente los calcetines y calzado, así, como utilizar calzado que no sea muy ajustado o esté al nivel del suelo. Ten una buena higiene en tus pies, límpialos y sécalos para evitar el exceso de humedad, además de tener cuidado al acudir a albercas y baños públicos.

Los ojos de pescado no deben dejarse pasar, pues te causarán muchas molestias al caminar. Recuerda que poner atención en las lesiones de tus pies, es también, cuidar de tu salud.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: